Carta desgarradora de una mujer de Bristol que sufre de fibromialgia, una enfermedad debilitante

¿Qué pasa cuando tu vida comienza a desmoronarse?

Para Peyton Connor, de 23 años, eso sucedió en mayo pasado cuando le diagnosticaron fibromialgia.

La condición crónica a largo plazo puede causar una mayor sensibilidad al dolor, fatiga extrema, dificultad para dormir y pérdida de memoria.

Después de colapsar en el trabajo a fines de 2015, varias pruebas revelaron que tenía la afección, lo que cambió su vida por completo.

La  condición  puede lisiar, puede hacer que las personas caigan en aislamiento. Algunos enfermos pierden por completo su vida social.

Aquí, Peyton  escribe  una carta desgarradora para los más cercanos a ella.

Una carta a mis seres queridos (lo que deseo que supieras)

Querida familia, queridos amigos,

En primer lugar, sepan cuánto los amo. Estoy muy agradecido de que te hayas quedado y me hayas aguantado y toda la locura que me ha rodeado desde que empecé a enfermarme.

No podría haber superado la agotadora etapa de diagnóstico y toda la incredulidad de los que no pensaban que estaba enferma sin su apoyo.

Si bien les demostré que estaban equivocados, no tienes idea de cuánto desearía que tuvieran razón, que no había nada malo y que todo fue una fantasía.

Ojalá pudiera poner en palabras lo genuinamente desconsolado que estoy.

A menos que hayas estado en mi lugar, no puedes entender lo doloroso que es  ver  tantas oportunidades arrebatadas, tantos sueños desaparecidos, incluso antes de que tuvieras la oportunidad de aferrarte a ellos.

Es un  dolor  tanto mental como físico, un dolor en mi cabeza y en mi corazón.

La vida nos arroja estas cosas por una razón, y tenemos que encontrar una manera de sobrevivir, pero eso no lo convierte en algo fácil de hacer.

Nos adaptamos a la situación en la que nos encontramos, porque tenemos que hacerlo. Es la única opción que tenemos, seguir adelante.

No solo tengo el corazón roto, estoy enojado. ¿Quién no lo estaría?

Nos preguntamos por qué nosotros, por qué yo, pero no hay respuestas a esas preguntas.

Piensa en ellos durante demasiado tiempo y te volverás loco. No comienza como un tipo de ira ardiente y brillante, sino que arde.

Suficiente para que no lo sienta al principio. Pero luego agrega una capa. Y otro. Y otro. Hasta que todo esté sumido en el odio.

Esta enfermedad es como un ladrón, pero es un ladrón inteligente. Este ladrón sabe que no debe entrar y robar todo de una sola vez.

Eso sería demasiado fácil, demasiado notorio y terminaría demasiado pronto.

En cambio, este ladrón en particular es cauteloso. Se esconde en las sombras, tomando las cosas de una en una, para que al principio ni te des cuenta.

Lo rechaza con un encogimiento de hombros cuando nota que el temblor comienza al azar. Ignoras ese crujido de dolor que siempre está en el mismo lugar y no parece cambiar.

Te ríes de la pérdida de memoria y encubres el hecho de que estás teniendo accidentes, bromas sobre mantener las piernas cruzadas cuando toses en el futuro. Sigues adelante.

Y debido a que sigues adelante, empujas a todos los demonios que tiran de ti, la gente piensa que estás bien. Reafirmas esta creencia diciéndoles de nuevo que sí, estás bien.

Cuando expresan sus preocupaciones, les dices de manera convincente que es solo un resfriado, un toque de gripe, en esa época del mes. Mientes por eso. Porque en la vida solo se nos enseña cómo seguir avanzando.

Y cuando te encuentres creyendo la mentira, entonces y solo entonces es cuando el ladrón atacará.

Reunirá toda su colección, junto con algunas cosas nuevas que ha encontrado alrededor de su cuerpo, y se irá. Él se asegurará de desconectar algunos cables y de fusionar algunos enchufes en su mente antes de irse.

Y ahí es cuando la realidad te golpea. De repente, no eres la persona que solías ser, y lo que eres ahora es un extraño para ti.

Encontrarse cara a cara con un impostor en tu cerebro, después de 23 años de soledad, de control… es aterrador.

Está arraigado en ti luchar contra este impostor. No nos gusta dejar que extraños tomen el control. Pero son mucho más fuertes que nosotros.

Intentamos luchar contra el impostor, medicarlos para que se sometan, disuadirlos de su posición. Tratamos de pensar en positivo, hacemos ejercicio y dieta, y cambiar partes de nosotros mismos con la esperanza de  conducir  el impostor fuera de nuestras mentes … pero la broma es sobre nosotros.

Estos cambios son solo su forma sutil de lograr un  control aún  más firme sobre nosotros. Jugamos en sus manos.

Entonces, lo que nos queda por hacer, excepto ajustar, aceptar las reglas que este impostor, este ladrón, ha hecho necesarias y adaptarnos a esas condiciones.

Cambiamos toda nuestra vida, cambiamos todos nuestros hábitos y nos despedimos de los sueños que hemos tenido desde la infancia. Aceptamos que no estaba destinado a ser.

Entonces, todo lo que queda es pedirles a ustedes, mis seres queridos, mis amigos… que acepten esto también. Acepte que lo que hacemos no es por elección, sino más porque no nos quedaban opciones por tomar.

Acepte que no somos débiles, sino que simplemente gastamos todas nuestras fuerzas.

Acepta que no somos perezosos, sino cansados.

Y acepta que estos cambios no nos gustan más que a ti.

Pero, como muestra la historia, estamos hechos para adaptarnos. Así lo hicimos.

Advertisement
Advertisement
⬇⬇Suscríbete al canal de Youtube⬇⬇ ➡



Para aquellos que no entienden la fibromialgia

Leave a Reply

Your email address will not be published.