Misofonía en la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica

Existe un término nuevo (al menos para mí) llamado “misofonía” en el que los sonidos pueden causar reacciones graves en las personas. Se me ha ocurrido que muchos de nosotros con fibromialgia experimentamos una incomodidad extrema con ciertos sonidos. Para mí es el chasquido de los tacones en el pavimento, un perro sorbiendo su comida, masticando ruidosamente por otros, tarareando un motor o sistema de calefacción, un bebé llorando, cajas de sonido… la lista es interminable.

Aún más alarmante es un ruido fuerte inesperado, como una motocicleta o petardos. Me doy cuenta de que la mayoría de las personas pueden encontrar muchos de estos sonidos alarmantes, pero para la persona con misofonía, el sistema nervioso auditivo está sobrecargado.

Sistema nervioso hiperactivo

Cohen escribe sobre una mujer de 19 años que se angustia con algunos sonidos específicos lo suficiente como para “hacer que su pecho se apriete y que su corazón palpite”. Creo que aquellos de nosotros con un sistema nervioso hiperactivo sufrimos universalmente de ansiedad y no solo experimentamos una respuesta visceral a la violencia, sino a cualquier cosa que sobresalte o rechine en los oídos y pueda elevar nuestro nivel de ansiedad.

Desencadenantes de la misfonía

Se han realizado pocas investigaciones sobre la misofonía, pero lo que se ha hecho sugiere que está relacionado con:

  • > Acúfenos (zumbidos en los oídos) que es común tanto en FMS como en ME / CFS;
  • > Dos áreas del cerebro que la investigación vincula con FMS y ME / CFS: la corteza insular y la corteza cingulada anterior, que procesan el dolor, la ira y la información sensorial;
  • > Estructuras disfuncionales en el sistema nervioso central y activación autónoma (respuesta de “lucha o huida”), que es consistente con las teorías sobre los mecanismos subyacentes de FMS y ME / CFS;
  • Ansiedad y depresión , que son comunes en FMS y ME / CFS;
  • > Trastorno obsesivo compulsivo (TOC), que algunas investigaciones sugieren que puede ser más común en nosotros.

Gran parte de la misfonía parece girar en torno a los sonidos corporales. Junto con los que he mencionado, el recorte de uñas es un desencadenante común. Nadie sabe por qué hasta ahora.

Hipersensibilidad

Se cree que la hipersensibilidad es un mecanismo central de FMS y ME / CFS. Significa que nuestros cuerpos reaccionan fuertemente a todo tipo de información: ruido, luces brillantes o intermitentes y multitudes de personas, olores fuertes, un entorno caótico o múltiples cosas que compiten por su atención. Nuestro cerebro parece tener dificultades para procesar una gran cantidad de información a la vez, posiblemente debido a una disfunción del neurotransmisor serotonina. Algunos investigadores creen que tenemos un problema en nuestro cerebro con lo que se llama inhibición.

Inhibición

La inhibición ayuda a su cerebro a filtrar las cosas que no son importantes. Cuando conteste el teléfono, debería ayudarlo a ignorar la televisión o la conversación de su familia. Debería ayudarlo a ignorar un ruido repetitivo, como un pitido fuerte. Después de un breve período de tiempo, debería evitar que note el zumbido de las luces fluorescentes.

Sin embargo, nuestra falta de inhibición significa que no podemos desconectarnos de esas cosas. Eso significa que nuestros sentidos bombardean nuestro cerebro con información y nuestro cerebro no puede manejarlo todo. El resultado es que no puedes enfocar tu atención en cosas que son importantes. Se vuelve difícil pensar, por lo que puede olvidar lo que estaba haciendo o perder con frecuencia el hilo de sus pensamientos.

También puede provocar un ataque de pánico, que puede implicar palpitaciones, sudoración, temblores, mareos, hormigueo y miedo. Más tarde, es posible que tenga más dolor y / o fatiga. Los ataques de pánico a veces pueden provocar un brote de síntomas importantes. Con el tiempo, puede comenzar a temer tener ataques de pánico cuando se encuentra con situaciones que los han desencadenado antes. Eso puede hacer que tengas miedo de ir a ciertos lugares o ponerte en entornos o situaciones particulares. Ésta es una de las formas en que nuestras enfermedades pueden conducir al aislamiento.

La misofonía es un concepto tan extraño que puede ser difícil de comprender para quienes no la padecen.

Para la mayoría de la gente, la misofonía simplemente no tiene sentido. ¿El sonido causa dolor, frustración, enojo? De verdad, ¿es eso cierto? Es como si le dijeran que el sombrero que lleva en la cabeza le está causando dolor físico a otra persona. Así de extraño les suena a las personas que no tienen o no están familiarizadas con el trastorno.

Hay algunos elementos de la misofonía con los que las personas sin el trastorno pueden identificarse instantáneamente. Son los sentimientos secundarios como la ira, la frustración, el miedo y el malestar que podemos sentir durante un episodio misofónico. La misofonía no es un trastorno de la ira. El bit clave a tener en cuenta aquí es ‘ira o rabia crónicamente reprimida’, o en otras palabras, ira acumulada.

Este es un trastorno completamente diferente. No hay más ira “en” alguien que tiene misofonía que “en” alguien que no la tiene. Esta confusión, si bien es comprensible, es extremadamente perjudicial para quienes la padecen. Ahoga nuestro progreso en la explicación y el desarrollo de tratamientos para el trastorno. También dificulta mucho la ayuda de los padres y seres queridos.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Todavía no sabemos mucho sobre el tratamiento de la misofonía. Algunas personas informan que la retroalimentación neurológica, la terapia cognitivo-conductual y el manejo general del estrés pueden ayudar. Me parece que lo importante para nosotros en esta etapa es reconocerlo para intentar gestionarlo.

Si comprende mejor cuáles son sus factores desencadenantes, puede trabajar con sus amigos y familiares para minimizar su exposición a esos sonidos o, cuando esté expuesto, puede usar técnicas de relajación para mitigar su reacción. También es algo sobre lo que puede hablar con su médico para ver si tiene alguna sugerencia. Si se le diagnostica, también debería poder obtener ajustes razonables para ayudarlo a lidiar con él en el trabajo.

Evitando determinadas situaciones

Evitar ciertas situaciones puede resultarle necesario. Por ejemplo, si una tienda de abarrotes abarrotada es un desencadenante común, es posible que deba comprar durante los momentos de poca actividad, como temprano en la mañana o en la noche. (Vea qué más puede ayudar con la compra de comestibles).

Puede ser necesario evitarlo, pero también puede convertirse en un problema si evita demasiado, como cualquier lugar que pueda ser ruidoso o lleno de gente. Si se siente aislado al evitarlo o si pierde cosas que son importantes para usted, puede beneficiarse de un asesoramiento profesional.

Advertisement
Advertisement
⬇⬇Suscríbete al canal de Youtube⬇⬇ ➡



Para aquellos que no entienden la fibromialgia

Leave a Reply

Your email address will not be published.