Cinco lecciones de vida aprendidas de la fibromialgia

El dolor crónico no tiene que impedirte

La fibromialgia es un dolor crónico sin causa física. Es incurable y afecta al  2-6% de la población .

A pesar de su prevalencia, se sabe muy poco sobre esta enfermedad. Solo se descubrió en 1990, lo que significa que hace diez años, cuando mi madre fue diagnosticada, incluso los médicos apenas sabían de qué se trataba.

Si bien la fibromialgia se define por el dolor crónico, tiene una larga lista de otros síntomas que incluyen fatiga, confusión mental, problemas digestivos y mucho más. Solo me diagnosticaron hace un par de meses, pero mirando hacia atrás, he tenido algunos de los síntomas durante años.

Aquí hay cinco lecciones de vida que mis amigos y yo hemos aprendido durante nuestro tiempo con fibromialgia.

Los analgésicos no son siempre la mejor medicina

Todo el mundo ama la idea de poder tomar una pastilla y el dolor, mental y físico, desapareciendo poco después. Con la fibromialgia, rara vez funciona así.

A veces se recetan antidepresivos para ayudar con el dolor, pero no siempre funcionan. Según el médico que me diagnosticó, son un poco mejor que un placebo.

Sin embargo, un estudio hace unos años mostró que  trabajar en una tarea compleja puede tener un  efecto analgésico más fuerte que un placebo. Suena loco, pero para mí, escribir y trabajar en mis libros tiene un impacto enorme en mi dolor físico y emocional.

Usted es lo que come

Todos y todo nos dicen esto, pero muchos de nosotros no prestamos atención a este consejo tanto como deberíamos.

Lo que ponemos en nuestros cuerpos importa. Cuando nos falta dinero o tiempo, es fácil buscar alimentos de conveniencia. Pero con todos esos aditivos y el amor de la sociedad por los productos lácteos y el gluten, es difícil encontrar qué formas de sustento lo harán sentir mejor o peor. Tuve que cortar lácteos porque me da niebla mental y hace que se me salga la piel; Tengo un amigo que no consume lácteos, gluten y soja porque exacerbaron sus síntomas.

Cada célula de nuestro cuerpo se regenera en función de los alimentos y bebidas que ponemos en nuestro sistema. Solo porque a nuestro cuerpo le gustaba algo hace unos años, eso no significa que todavía lo haga ahora.

No estoy diciendo que debas subirte al carro anti-lácteos, anti-gluten, anti-soja, pero si constantemente te sientes mal, puede valer la pena considerar si lo que pones en tu cuerpo es tan bueno para ti como tú. pensar.

Debe cuidarse a sí mismo, no importa qué

La fibromialgia muestra cuán significativo es el vínculo entre la mente y el cuerpo.

Desprecio el ejercicio, pero cuanto más ejercicio hago, mejor me siento. Cuando no he hecho ejercicio durante algunos días, mis articulaciones comienzan a agarrotarse y me resulta más difícil conciliar el sueño. Por otro lado, solo diez minutos de yoga antes de acostarme me ayudan a obtener un ojo cerrado muy necesario.

Cuando la niebla del cerebro se pone realmente mal, en lugar de forzarme a trabajar, me tomo un descanso para descansar. A veces esto implica dormir, otras veces está viendo  iZombie  o leyendo un libro por un rato. Solo media hora de inactividad puede marcar una gran diferencia en mi estado mental.

El estrés exacerba la niebla del cerebro, que a su vez es estresante. Se convierte en un círculo vicioso, y tratar de trabajar en ese estado es enormemente improductivo.

Las personas a tu alrededor hacen una GRAN diferencia

No importa cuánto ames a alguien, algunas personas son simplemente más tóxicas que una dosis de arsénico en el té de la mañana.

Está muy bien y es bueno tener amigos en quienes pueda confiar, pero si se encuentra cerca de personas que SIEMPRE lloriquean, o que piden su consejo y nunca lo toman (y termina repitiendo dichos consejos una y otra vez hasta que te mareas) es hora de preguntarte qué tan saludables son estas amistades en realidad.

Según Jim Rohn, somos un producto de las cinco personas con las que pasamos más tiempo. Si las personas que te rodean son tóxicas, te quita el ánimo y afecta la forma en que te enfrentas a los desafíos que te plantea la vida. Cuando las personas que te rodean son positivas y alentadoras, te inspira a seguir y te hace sonreír, incluso cuando el dolor es insoportable.

Si quieres algo lo suficientemente mal, NADA te detendrá

Aunque he tenido días en los que apenas puedo salir de la cama, lo que me mantiene a largo plazo es escribir y publicar mis libros. Tengo una misión, un propósito, y nada me detendrá. Tener una razón para seguir adelante, seguir luchando, es un gran motivador cuando padeces una enfermedad crónica.

Es fácil sentir que todo no tiene sentido cuando tu mente o tu cuerpo trabajan en tu contra, pero tener algo productivo que hacer te motiva a seguir luchando sin importar lo difícil que pueda ser la pelea.

Advertisement
⬇⬇Suscríbete al canal de Youtube⬇⬇ ➡



Para aquellos que no entienden la fibromialgia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *