Inflamación sistemática en fibromialgia

Los pacientes con fibromialgia a menudo escuchan las palabras “Te ves tan bien”. ¿Cómo puedes estar enfermo? “O tal vez las palabras insensibles” fibromialgia están en tu cabeza “. Investigación en curso y reciente; sin embargo, valida la realidad de esta enfermedad invisible. Esta información permite a las personas con fibromialgia y otras enfermedades invisibles similares seguir adelante sin ninguna duda y encontrar una validación para sus enfermedades complejas. Aún más importante, comprender las investigaciones recientes ayuda a proporcionar orientación e identifica las elecciones naturales para el manejo saludable del dolor con fibromialgia.

¿Qué es la inflamación?

La inflamación es parte del proceso de curación del cuerpo. Sin inflamación, las infecciones y las heridas no sanarían. Pero la inflamación también puede ser potencialmente dañina. Hay dos tipos de inflamación, aguda y crónica. La inflamación aguda aparece repentinamente por una lesión o infección. Presenta síntomas clásicos como hinchazón, enrojecimiento y dolor.

La inflamación aguda es momentánea y dura de unos días a un par de semanas, dependiendo del origen de la inflamación. La inflamación crónica es una inflamación a largo plazo que dura meses y años. Se produce lentamente y prepara el escenario para las enfermedades crónicas. La enfermedad cardíaca, las enfermedades autoinmunes, las enfermedades neurológicas, la diabetes, el cáncer, el Alzheimer, la artritis y muchas otras afecciones están relacionadas con la inflamación crónica.

Fibromialgia y neuroinflamación

La inflamación se ha convertido en un tema cada vez más importante en la fibromialgia. Está claro que la “sensibilización central”: un aumento en la sensibilidad al dolor diseñado por el sistema nervioso central está presente en la fibromialgia (y otros trastornos de dolor crónico). Los factores nerviosos proinflamatorios se producen por un proceso inflamatorio, esos factores nerviosos envían a los nervios productores de dolor a un ataque de nervios y podrían ser la causa de esa sensibilización central.

La neuroinflamación es una posibilidad importante en la FM, pero medirla no ha sido fácil. Solo recientemente se han desarrollado técnicas de imágenes cerebrales que podrían ser capaces de medir la neuroinflamación que está presente en la FM. Este estudio trató de abordar la cuestión de la neuroinflamación de una manera diferente. En los últimos tiempos ha aumentado el interés en las diversas células del cerebro que desempeñan un papel en la inflamación y la hipersensibilidad.

Una de esas células que se sabe que desempeña un papel central en las respuestas inflamatorias en el cerebro es la microglia. El cerebro tiene una población bastante densa de ellos. Pero antes de analizar más el papel de la microglía en la inflamación e hiperreacción del cerebro, comprendamos más sobre la inflamación y la relación entre el cerebro y las enfermedades inflamatorias periféricas. Después de todo, FM generalmente se inicia por una condición de salud que afecta a los órganos periféricos.

Mecanismo de inflamación

La inflamación es un mecanismo defensivo. Una vez que el cuerpo se enfrenta a cualquier agente infeccioso o traumatismo local, se reconoce y prácticamente se consume (agente infeccioso, desechos, otro material extraño) por las células llamadas macrófagos. Los macrófagos también juegan un papel central en el inicio de una respuesta inmune, y lo hacen al secretar citoquinas y quimiocinas.

Las quimiocinas son los mensajeros que atraen a otros tipos de células defensivas al área, mientras que las citocinas son mensajeros más complejos que envían información sobre el estrés y el ataque a varias células y partes del cuerpo. Poco después de la reacción inflamatoria inicial, se produce la enfermedad, lo que resulta en una temperatura corporal elevada, dolor y pérdida de interés en todo lo que le rodea.

Es un momento en que nuestros centros cerebrales entran en acción. Son los centros específicos del cerebro los que elevan la temperatura corporal para controlar el crecimiento microbiano (el aumento de la temperatura corporal es un mecanismo de defensa regulado). Nuestro cerebro intenta conservar energía al obligarnos a descansar, a reducir la interacción social y las actividades físicas.

Sabemos que, independientemente de la ubicación de la respuesta inflamatoria, el cerebro desempeña un papel central en el control de diversas respuestas. Plantea la pregunta sobre el mecanismo subyacente al intercambio de información entre el punto de inflamación (que a menudo puede estar lejos del cerebro) y el cerebro. Eso ocurre de dos maneras, en primer lugar, a través de los mensajeros llamados citoquinas, y en segundo lugar, a través de las entradas de los nervios.

Tratamiento para reducir la neuroinflamación

Ya tenemos algunas pruebas de que los tratamientos que disminuyen especialmente los niveles de inflamación en el cerebro pueden disminuir los síntomas de la fibromialgia. Muchos de los medicamentos antiinflamatorios que consideramos (como el ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroideos) no funcionan bien en la inflamación cerebral, pero existen algunos tratamientos que sí lo hacen. La dosis baja de naltrexona (LDN) es la más eficiente, que es un medicamento pero principalmente recetada por proveedores de medicina alternativa, ya que la mayoría de los médicos de medicina occidental no son bien conocidos por su uso para el dolor.

Un medicamento bloqueador de opiáceos se conoce como naltrexona y se prescribe en dosis más altas (50 mg) para tratar la dependencia de los opiáceos y el alcohol. LDN reduce la inflamación en el sistema nervioso central cuando se consume en dosis muy bajas (intervalo de dosificación de 1-5 mg).

Existen receptores específicos en las células inmunes del cerebro llamadas células gliales, LDN actúa sobre ellas y les dice que vuelvan a la hibernación y dejen de liberar sustancias químicas inflamatorias. En dos estudios realizados en la Universidad de Stanford, se demostró que LDN reducía apreciablemente el dolor por fibromialgia y también disminuía la hipersensibilidad al dolor.

Tratamiento herbal para tratar la inflamación

Cúrcuma:  durante cientos de años esta especia amarilla se ha utilizado como un antiinflamatorio en la medicina ayurvédica. El componente activo es una sustancia química llamada curcumina, que la investigación ha demostrado tener efectos antiinflamatorios en el cerebro.

Té verde:  Se ha demostrado que una sustancia química llamada EGCG (-) – epigalocatequina-3-galato es “fuertemente defensiva contra la inflamación, el daño oxidativo y la muerte celular” en el cerebro. Se extrae del té verde.

Verduras crucíferas: el  sulforafano es un extracto del brócoli que protege contra la inflamación del cerebro y disminuye las lesiones a las neuronas.

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *