EL DOLOR CRÓNICO DE ESPALDA MODIFICA EL CEREBRO

En fibromialgia ya se conocen cambios cerebrales producidos por el dolor, también el dolor crónico de espalda modifica el cerebro.

Como el dolor crónico de espalda modifica el cerebro

Se ha observado que la intensidad del dolor, cuanto mayor era la intensidad dolorosa, menor era el volumen de la sustancia gris en áreas prefrontales dorsolaterales y ventrolaterales así como en el cíngulo anterior.
Estos resultados fueron publicados The Journal of Pain (2016) mostrando que el dolor crónico de espalda se relacionó con una reducción en la sustancia gris cerebral de determinadas áreas cerebrales: la corteza prefrontal en sus zonas ventrolateral, dorsolateral y medial, y en la ínsula anterior.
dolor crónico de espalda modifica el cerebro
Se concluye que el dolor de espalda crónico se asocia con alteraciones en áreas del cerebro que se encargan del procesamiento del dolor y de las emociones.
Un hallazgo más que servirá para comprender mejor cómo afecta el dolor a las personas que lo sufren.
Además, estas áreas del cerebro participan también en el funcionamiento de la atención y la memoria de trabajo.

Dolor crónico de Espalda y fibromialgia

Resulta interesante ver como enfermos desarrollan con el tiempo dolor crónico generalizado, a los que se le suma el diagnóstico de fibromialgia, la amplificación del dolor y la sensibilidad central parece cada vez más unidos a procesos de dolor crónico no controlables.

Además ya existen investigaciones como la fibromialgia y los procesos dolorosos crónicos de espalda tienen un nexo de unión, se conoce como la cirugía fracasa ante una gran número de pacientes que sufren las dos enfermedades. Estamos ante una evolución de la investigación en el que parece ser que todo proceso crónico de dolor desarrolla una sensibilización central y los tratamientos son escasos ante la unión de fibromialgia y dolor crónico localizado en la espalda.

Dolor crónico y emociones

La evolución muestra también como el dolor crónico modifica el cerebro, los cambios en las areas cerebrales observados son capaces de “alterar” las emociones. Además la implicación de disfunciones cognitivas resultado de estos cambios cerebrales, son claros disparadores de la mala calidad de vida que sufren los enfermos de dolor crónico.

Loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *